Nuestro compromiso es promover un desarrollo turístico sustentable y Regenerativo.

Nuestros valores están asentados en fomentar un desarrollo turístico sustentable, comprendiendo la sustentabilidad como la conservación del patrimonio natural , cultural y social, y los valores de la comunidad visitada, que permite disfrutar de un positivo intercambio de experiencias entre residentes y visitantes, donde la relación entre el turista y visitante es justa y los beneficios de la actividad es repartida en forma equitativa, y donde los visitantes tienen una actitud participativa en su experiencia de viaje.

Al mismo tiempo creemos que además de promover un turismo sustentable, es necesario ir un poco más allá, y comprender que ya no es suficiente pensar en un turismo que conserve sino también que mejore las condiciones ambientales, sociales y económicas del lugar visitado, con un compromiso real y una mirada profunda de las relaciones de intercambio, y el contacto con la naturaleza. Es necesario hacerse cargo de las malas consecuencias que la actividad turística nos ha dejado a nivel ambiental, cultural, social y económico y desarrollar una actividad más evolucionada y que aporte y mejore los recursos del lugar visitando, regenerando esos vínculos.

Es por eso que proponemos un desarrollo turístico regenerativo que ponga en valor no solo los recursos actuales sino también los que hemos perdido. Proponemos un turismo consiente de las pérdidas generadas para aprender y desarrollar un turismo consiente, sensible, despierto, abierto, responsable, compasivo, atento, amoroso y regenerativo. El fin de la filosofía regenerativa es volver a desarrollar sistemas con eficacia absoluta y que los sistemas dañados, puedan comenzar a recuperarse buscando inspiración en los sistemas naturales y la inteligencia de sus ciclos, que creen un mundo mejor del que nosotros encontramos, ahora y para el futuro. Que nos inspiren a desarrollar proyectos que no solo existan para sostener, si no para REGENERAR la VIDA en nuestro planeta.



Ingresa y descubrí